Contenidos, mejor baza de comunicación del escritor

Es cierto que hoy en día a un escritor se le exige un ritmo narrativo trepidante. Pero en cualquier caso no vas a conseguir llegar a más lectores si no tienes contenidos, al menos una historia que contarles.

En esto del lenguaje en algunas ocasiones soy muy saussuriano, en otras muy chomskiano. En esta ocasión voy a ser más de lo primero. El continente y el contenido, el fondo y la forma, un dilema universal. Y de las dos, me voy a quedar con el contenido, con el fondo.

Es cierto que hoy en día a un escritor se le exige un ritmo narrativo trepidante. El cine y la televisión son en parte responsables. Nuestro cerebro asume una gran cantidad de fotogramas por segundo. También los ritmos estresantes de vida que llevamos los trasladamos a nuestro ocio. Pero en cualquier caso no vas a conseguir llegar a más lectores si no tienes al menos una historia que contar.

Ese desnudo emocional abre una puerta a nuevos contenidos que trasladar a tus lectores

Una novela tiene al menos una gran trama y de ella se desprenden varias subtramas. No te  cuento nada nuevo. Pero además has tenido que documentarte e investigar sobre distintos asuntos para conseguir que la historia y sus historias colaterales fueran creíbles. Esos son tus contenidos para darle visibilidad a tus novelas.

También está la intrahistoria, los motivos que te han llevado a contar esa y no otra, las sensaciones y las emociones que te han generado…  Ese desnudo emocional abre una puerta a nuevos contenidos que trasladar a tus lectores. Y todos ellos están conectados a tu novela. Así de simple.

Eso sí, difícilmente vas a poder desarrollar todos esos contenidos en un tuit de 145 o 250 caracteres, vas a necesitar al menos 400 o 500 palabras, pero vas a generar dinámicas de comunicación con tus lectores. Esto te va a ayudar a fidelizarlos. Y vas a crear empatías con nuevos lectores que compartan tus intereses. Esto te va a dar visibilidad y nuevas audiencias.

Puede haber vida más allá de la sinopsis de tu novela

Pero no te olvides de algo muy importante. Esos contenidos deben ser tan “trepidantes” como tus novelas. A mí me gusta más que ese sobado adjetivo, este otro: interesantes. Contenidos interesantes, breves y con buen ritmo narrativo para tus post.

Como ves puede haber vida más allá de la sinopsis de tu novela y de las más o menos frases textuales impactantes de la misma. Sólo hay que recuperar la estructura originaria de la narración, dividirla en contenidos y desarrollarlos como si fueran nanorelatos de tu novela.

Pero cuidado no se trata de destriparla, sino de generar nuevas historias a partir de los mismos contenidos. Luego está el sentido de la oportunidad, pero eso es otra historia.


Permite que te cuidemos

No pierdas el tiempo en Redes.
Nosotros te mantenemos informado.

Suscríbete